plastilina

A mi hijo le diagnosticaron disléxia, por su comportamiento podrían haberle puesto también hiperactivo. Durante un tiempo agónico tanto para él cómo para nosotros, le imponíamos todo lo recomendado que tradicional y socialmente debía hacerse, según los profesionales tradicionales a los que pedíamos apoyo y ayuda. Hasta que un día por «casualidad», tuve conocimiento de un programa diferente para  trabajar  con niños con DISLEXIA, el cual llevamos acabo.

CÓMO CONSEGUIMOS SUPERAR LA DISLEXIA :

El programa  que seguimos al pie de la letra durante cinco años , nos cambió la vida desde el minuto uno. Los cambios se produjeron en la mejora de las siguientes relaciones:

  • Padres-hijo
  • Padres profesores-hijo
  • Hijo- profesores.

Pero la diferencia más grande fue la adquisición de autoestima, crecimiento y seguridad de mi hijo en si mismo, con la consecuencia lógica de un cambio de comportamiento indescriptible.

Esto produjo un cambio a nivel personal y profesional en mi vida . Clientas que sabían del trabajo-juego que tantos beneficios nos estaba aportando en la educación de mi hijo, me traían padres con la misma circunstancia,  a los que nosotros les aportábamos nuestra experiencia, aprendizaje y apoyo para qué ellos si así lo estimaban lo pusieran en práctica.

APOYO A PADRES E HIJOS EN EL PROCESO DE EDUCAR

Mónica Carretero Psicóloga especialista en niños supo de nuestro trabajo, me dijo que lo que habíamos hecho era un proceso de coaching y el método bien podría ser una herramienta que ayudase  a otras familias . Sin dudarlo, me preparé como experta en coaching con el propósito de acompañar a padres en el proceso de educar.

Con el tiempo, mi hijo Sergio Bordonaba , supo también que su misión  era apoyar  los procesos de educación desde otro punto de vista, apoyar en el cambio a los niños. Se ha preparado  para ello y es uno de los colaboradores en el área de actividades Socioeducativas.

El periódico Verne El País se puso en contacto con nosotros y escribió un artículo  sobre cómo  Saber que mi hijo era disléxico salvó nuestra relación.